La gran ganadora de la campaña electoral, La Ignoracia

elecciones2018

Este nuevo proceso electoral ha traído consigo un sin número de eventos que han sacado a una nueva Costa Rica que cada día se me hace más desconocida.

Desde el inicio de esta nueva campaña nos ha invadido un sentimiento de división en todos los ámbitos imaginables, algunos con total fundamento y otros acompañados de una alta ignorancia o intolerancia. En Costa Rica ya no se pueden tener opiniones porque siempre saldrá alguien que ya tiene la verdad en su boca, sabe lo que es correcto y se siente con la autoridad moral para condenar las opiniones de otros.

Costa Rica siempre ha brillado a nivel internacional por sus bellezas naturales, por no tener ejército, por una sólida democracia y por un país lleno de gente que es Pura Vida. Pero en los últimos años el tico sonríe de la puerta para afuera porque en lo interno estamos llenos de envidias, choteos, burlas y mucha falta de respeto. No tenemos ejército pero vivimos en una guerra campal en las carreteras, somos un país pura vida pero no se puede cometer algún error o ser parte de algo que puede generar cambio sin que una lluvia de memes inunde las redes sociales y los teléfonos celulares de cada uno de nosotros.

Pocos son los valientes que expresan su postura política o llevan las banderas en sus vehículos o adornan sus casas. Y muchos apenas vemos a alguna persona demostrando a los demás lo que piensa y ya los tachamos de ridículos o ignorantes. La primera ronda logró demostrar que queremos muchas cosas diferentes, que los partidos tradicionales ya no tienen el impacto que tenían antes aún gastando millones en su anuncios elaborados y sus discursos demagógicos.

Cada día tenemos más personas graduadas de universidades pero con menos educación en las calles.  Se me hace increíble recibir correos con firmas llenas de licenciados, masters y otras chaquetas pero con horrores ortográficos y pésima redacción. Me lloran los ojos con los comentarios venenosos que leo en ocasiones en redes sociales no solo por los que dicen sino por ver que vienen de personas que nunca cuidaron de sí mismas para aprender a escribir.

Pocas cosas nos unen tanto como un partido de la sele o marchar para limitar los derechos de los demás. Hablamos de educación y respeto pero no podemos devolver un buenos días o mantener las mínimas normas de respeto y cortesía. Botamos basura en las calles, pero nos quejamos de las inundaciones en tiempos de lluvias. Nos quejamos de los problemas que aquejan a nuestro país pero no movemos un solo dedo para ayudar resolver alguno. Nos quejamos de las presas pero somos incapaces de dar campo cuando alguien lo necesita. Queremos que existan leyes y reglas pero todo el tiempo buscamos como burlarlas, cómo no pagar impuestos, cómo colarnos en la fila, cómo poder sacar provecho de los demás o cómo buscar amistades por conveniencia.

Tenemos que entender que si existen diferentes movimientos políticos es porque tenemos diferentes opiniones, credos, metas y percepciones de las cosas que suceden a nuestro alrededor. Se me hace indignante que ya no se pueda tener x o y postura porque o eres de los mismos, o eres corrupto o un completo imbécil a los ojos de los demás. La gente no lee o no comprende la lectura, la gente cree todo lo que dicen y escuchan sin filtros ni ediciones. La gente entiende lo que quiere, repite lo que le conviene y cambia de postura según como cambie la marea.

Yo aún no sé por quién votar, si como lo leyó, aún no sé. Ninguno de los actuales candidatos me representa, ni son de mi elección. Mis ideales quedaron rezagados en la  primera ronda en donde con duras penas encontré alguien que escasamente iba por el rumbo deseado. Muchos hablan del PAC como el mejor preparado, ya hemos tenido personas altamente preparadas y eso no ha traído muchos beneficios para los demás, un par de claros ejemplos, Óscar Arias y José María Figueres. Muchos hablan de PRN como ser intolerantes y poco preparados, pero es fácil entender a muchas personas que han clamado a los gobiernos un poco de atención y solo las iglesias han sido las que han luchado por tratar de sacarlos adelante, con comida, con trabajo y con una esperanza de vida un poco mejor que su entorno.

Aquí lo verdaderamente importante es pensar no quien es que, sino que puede ayudar a Costa Rica a ser un mejor país. Eso no se resuelve poniendo a fulano o mengano en un gobierno, eso se resuelve cuando todos y cada uno de nosotros nos preocupemos por ser mejores ciudadanos, por dejar los memes, por dejar de ver los programas de televisión sin contenido, por dejar de escuchar los programuchos que se han vuelto moda por hablar pachuco y exponer su dedo acusador sobre los demás. Recuerdo como siempre me gustaba escuchar programas donde las personas sonaban refinadas en su hablar, en donde el respeto por las reglas del lenguaje eran su bandera, en donde las bromas, burlas y chistes no lograban ofender a nadie porque el respeto era uno de los principales mandamientos.

Costa Rica no va a levantar cabeza hasta que usted y yo empecemos a cruzar las calles donde se debe, en donde respetemos las señales de tránsito, paguemos nuestros impuestos, dejemos de esparcir los chismes, dejemos de burlarnos de los demás y actuemos de una forma respetuosa y con sentido. La gente que se preocupa de su propio trabajo y progreso personal no tiene tiempo para criticar a otros, la autocrítica es su ocupación y ya es una tarea difícil.

Costa Rica necesita gente que se enrolle las mangas y se ponga a trabajar. Que entienda que todos podemos tener posiciones diferentes y que no apoyar a su candidato preferido no lo convierte en una persona ignorante o intolerante y que sin importar quien llegue a gobernarnos todos tenemos que hacer lo posible por ayudar en la tarea de sacar este país adelante ya que sin importar su credo, su posición o pensamiento, todos estamos en el mismo barco y si este se hunde, todos nos ahogamos juntos.

Espero que nuestra perspectiva de vivencia cambie, ya que nada ganamos hablando de derechos humanos cuando todos los días pasamos por encima de los de nuestros vecinos, nada ganamos hablado de la violencia contra la mujer si les gritamos vulgaridades en las calles, las pensamos como inferiores o somos parte de su discriminación. Nada ganamos luchando contra los derechos LGBT cuando pasamos en chistes, memes o nos gusta que nos vean como amigos de estos. No ganamos nada hablando de a quién elegir como presidente si de todos modos nosotros no vamos a cambiar para bien nuestro y de los demás. Quien vote por Fabricio tiene sus motivos y son de respetar, quien vote por Carlos tiene sus motivos y son de respetar, es por eso que tenemos opciones, es por eso que tenemos democracia. Busquemos lo bueno en todo y busquemos FORTALECER lo que realmente vale la pena. Que las palabras no sean hipocresía o una moda pasajera. Costa Rica necesita un cambio pero ese cambio inicia con usted.

¡¡Salgamos a votar y disfrutemos de nuestra libertad!!