MARTES ¡QUE LA PEREZA NO TE ABRACE!

Hoy es martes y no hay excusa para que nos abrace la pereza. Si el lunes no fué tu día pues es hora de ir despertando en la semana.

Ya hemos hablado sobre cómo el iniciar de buena manera la semana ayuda a que el resto sea igual de gratificante. Pero sino empiezo así el lunes no es que me encuentre condenado. Siempre existe la oportunidad de un nuevo día para reponerse.

Que tu martes no sea el segundo lunes. Sino lograste hacer ejercicio el primer día, pues que sea el segundo, el tercero y así constantemente. No puedes ganar autodisciplina si solo haces las cosas que gustas o postpones aquellas que sabes te van a exigir mucho más. La autodisciplina se gana haciendo, esto incluye lo que me gusta y lo que no me gusta pero que debo hacer.

En mi caso personal detesto levantarme temprano, soy altamente nocturno así que no todo el tiempo tengo el mejor descanso. Pero si un día no me levanto y me quedo en la cama, el siguiente me va a costar aún más y posiblemente quiera repetirlo todos los días. Levantarme temprano me hace ser mucho más productivo, tengo más tiempo para mi y para terminar las tareas que me propongo cada día. Pero si todos los días me levanto sin importar si estoy o no cansado solamente refuerzo esa conducta y sin importar lo duro que parezca siempre voy a lograr salir de la cama.

Con el ejercicio pasa exactamente lo mismo. Una cosa es hacer una actividad divertida con amigos en donde mi mente se distrae del esfuerzo físico y otra muy diferente es entrenar solo en donde el trabajo es duro, cansado y exigente.

Pero, si un día no entreno en la mañana ya sé que el siguiente día va a ser más duro iniciar. La pereza empieza a hablarte con voz dulce diciendo -Ah ya has entrenado bastante, vamos por otro día de descanso que es solo para recuperarse. En ese momento empieza la bola de nieve y cuando uno se da cuenta la disciplina se fué de parranda con la pereza.

Esos días que te sientas con las pilas bajas CAMBIA. Ya sea que te exijas muchísimo para exterminar los residuos de la pereza o que decidas ir por una rutina un poco más suave o incluso una larga sesión pero acompañada de otras actividades. Por ejemplo entreno y trabajo al mismo tiempo, hago una serie de los ejercicios planeados y luego mientras recupero escribo o trabajo en los otros proyectos. Duraré mucho más para terminar de entrenar, pero al final la tarea se cumple de una u otra forma.

Si lo que deseas es ganar autodisciplina, entrena todos los días. Siempre habrá una excusa, siempre habrá un motivo para no hacerlo, siempre habrá un pero. Estos llamados a desistir son nuestro instinto por lo fácil, por lo que nos hace sentir cómodos.  Esforzarse, dedicarse, exigirse sobrepasa esos sentimientos de comodidad  y nos pone en el camino del triunfo. Nada sabe mejor que terminar un proyecto que ha sido difícil y exigente.

Con estas rutinas vamos creando en nuestro sistema una forma distinta de ver las cosas. Aún cuando parezcan difíciles tendremos en la mente el referente de que sin importar cuanto duremos o que tan dura está la montaña, siempre con dedicación y disciplina llegaremos a la cima.

Te comparto una rutina para dejar un poco la pereza y no tener que pensar mucho en que hacer el día de hoy.

Calentamiento

opción #1 Jumping de lado 300

opción #2 Trote estático durante 20 minutos

Rutina

push ups normales 20

push ups con los dedos apuntando hacia afuera 20

push ups con los dedos apuntando hacia el centro del cuerpo 20

diamond push ups 20

onduladas (dive bombers) 20

sentadillas al fondo 30

desplantes de frente 30

desplantes de lado 30

Sentadillas con salto 30

pantorrillas 30

abdomen normal 30

tijeras 30

paquetes 30

v-ups 30

repetir un mínimo de 3 veces

#SiemprePuedeSerPeor