COSTA RICA EN EL MUNDIAL

Llegó el esperado de muchos, el mundial Brasil 2014 en donde nuestra selección nacional se haría presente después de un cuestionado proceso de selección.

Yo soy cero fanático o seguidor del futbol, y menos aún de la “Sele” pero esta selección realmente me ha logrado cautivar y ha devuelvo en mi el gusto por ver y disfrutar de un mundial viendo a los mejores del mundo jugar. Y es aún mayor el orgullo ya que nuestro país es uno de esos grandes que están demostrando de que son capaces.

Siempre he dicho que los futbolistas de este país tienen el potencial de llegar muy lejos, simplemente a veces no sé que les pasa. El único recuerdo similar a eso es el ya cansado tema de “Italia 90”. Pero es cansado vivir en el pasado, es bueno recordar pero no vivir de eso, era hora de buscar algo más de que hablar y estos muchachos realmente lo han logrado.

Tal vez la “Sele” solo necesitaba alguien con visión, conocimiento, dedicación y hambre de triunfo, alguien que realmente no temiera a la prensa o al público en general y que hiciera lo que fuera necesario para encontrar las piezas adecuadas para una combinación perfecta entre estrategia, condición física y mucho talento. Si, el profesor Pinto ha demostrado ser un entrenador visionario, un estratega listo para cualquier combate en el terreno de juego de este mundial 2014.

Yo no ví el primer juego de nuestra selección, esto debido al cansado tema de siempre que dice “juegan como nunca, pierden como siempre”. Hace poco ví la famosa entrevista que le hizo Pilar Cisneros a Pinto, solo pude ver el mismo descontento y poco interés que compartíamos muchos. Pero ya en esa entrevista Pinto me convenció de que sabía lo que hacía… Era cierto, él necesitaba experimentar, armar, deshacer, “vamos para un mundial” dijo, y es fácil entender ahora porque nada podía quedar al azar.

Luego de escuchar el rugido de un pueblo con 3 goles extraordinarios afirmé que tuvieron que haber jugado muy bien para obtener un marcador de 3 a 1 contra un ex campeón del mundo. Pero no era eso todo para Costa Rica, la presión de las críticas internacionales con el llamado “Grupo de la Muerte” no daban los mejores pronósticos para nuestros atletas. Las burlas y comentarios que yo personalmente escuché o leí con respecto a Costa Rica en el mundial solo sembraban la duda “será esta vez igual que siempre?”

Había visto un video sobre como estaba entrenando el actual heroe de esta campaña mundialista, el gran portero Keylor Navas. Mi sorpresa al ver la recreación de escenarios de gran complejidad y la gran habilidad de este para hacerles frente. Es un verdadero entrenamiento, nunca había visto a ningún futbolista entrenando así antes. Por lo que pensé que al menos en el marco tendríamos un gran portero. Pero que hace un gran portero sin equipo? No me mal interpreten, se que hay grandes estrellas como Bryan Ruíz de quién no se deja de hablar o escuchar aún cuando uno ni siga el futbol, así como de Campbell y otros que no sabría mencionar. Pero los logros de estos grandes no eran en el futbol nacional sino en grandes ligas internacionales. No era la primera vez que venían jugadores que estaban en el extranjero a unirse a la selección, así que era difícil imaginar una historia diferente ahora. Pero Pinto supo unirlos, integrarlos, pulir sus habilidades y el equipo que necesitaba Keylor empezó a existir.

Vino el partido contra Italia y decidí que era hora de ver que tal iban a representarnos esta vez y porque no, dar un poco de buena vibra para ellos, bien o mal están en el mundial. La sorpresa para mis ojos de ver un equipo de tanto nivel y con tanto orden. Estaba viendo a mi país jugar un futbol de primer mundo, realmente quedé impresionado y la emoción me invadió por completo. Le ganaron a Italia !! Creo que al igual que muchos otros costarricenses quedé en shock, no lo podía creer, esa no podía ser la misma selección que he visto en otras ocasiones, donde no veía esa entrega con la que han jugado hasta ahora. Las jugadas hacían ver como el equipo las ha ensayado hasta el máximo dominio, siendo capaces de reproducirlas frente a los más fieros rivales. Jugadas inteligentes donde no entregaban balón o pegaban pelotazos a lo loco. No Costa Rica estaba jugando de tu a tu con los grandes. Ya sus jugadores no juegan contra las grandes estrellas de antes, sino contra colegas a los que burlan y hacen goles, o a quienes detienen de hacerlos. Eso sumado a un entrenador que se vé siempre concentrado sin importar la presión, guiando, ordenando, haciendo lo que hay que hacer para ganar, ATACAR.

Empezó mi emoción por ver a los demás equipos jugar, cuando era niño disfrutaba mucho el tiempo que duraba el mundial y todos teníamos a nuestros favoritos. Moríamos por verles ganar y era triste cuando alguno de ellos salía vencido con el avance del torneo. El último mundial que recuerdo haber visto fué el de Francia de 1998, así que realmente ha pasado tiempo desde la última vez que me senté a disfrutar de este evento.

El partido contra Inglaterra fué duro como se esperaba, pasé todo el partido deseando que la “Sele” anotara un gol y los pusiera en su lugar, pero teníamos a un equipo tratando de limpiar su nombre disparando sin misericordia contra los nuestros, pero Costa Rica tuvo una defensa impecable, todos en la cancha se lucían a más no poder y después de 90 minutos le regalaron a este país no simplemente una nueva alegría de clasificar a octavos de final, sino que ya no era la gente deseando que pasaran por suerte o porque a los otros les cayó mal la comida, no, la “Sele” pasó con méritos de sobra, siendo el verdugo del temido “Grupo de la Muerte” y clasificando de primero con un solo gol en contra producto de un penal. Con esto pasan por encima de todo, hasta del descaro de la mafia FIFA de pedir dopin a siete de nuestros jugadores.

Para muchos ticos esto ya era demasiado, un sueño y aún sino lograran pasar a cuartos de final ya habían demostrado suficiente. Pero el país veía tanta entrega que la confianza empezó a florecer. Los comentaristas internacionales hablaban fuerte sobre Costa Rica y su impresionante desempeño siendo uno de los equipos reveladores de una nueva era del deporte. Leí muchos artículos donde veían a nuestra selección capaz de llegar mucho más largo de lo que ya habían hecho.

Pero los guerreros ticos venían con sed de triunfo, con intenciones de demostrar que Costa Rica sigue produciendo personas de muchísima calidad. Se fueron a un duelo a muerte con su rival Grecia, un país con una gran historia y todo un legado cultural, campeones europeos , así como un corazón guerrero. Pero Costa Rica jugó siempre con la cabeza fría hasta que el país estalló en júbilo con el extraordinario gol anotado por el capitán del equipo Bryan Ruíz. Creo que nunca había sentido tanta tensión durante un partido antes en mi vida como con este. El haber tenido la oportunidad de haber sido competidor y representar a mi país me ha dado una perspectiva distinta de la sensación que debían sentir todos los muchachos y equipo de la “Sele”.

Realmente empezaron a demostrar que a Costa Rica no la quieren en el mundial, su avance no es un mercado tan fuerte como otras potencias. Ví un partido contra Grecia con un arbitraje dramático, injusto y ceñido con el equipo tricolor. Un partido lleno de accidentes intencionales, de muchas tarjetas ticas y pocas griegas. Pero Costa Rica no se detenía por nada. Luego vino la expulsión de Duarte y por un momento parecía que el sueño de unos cuartos de final se les iba de las manos. En mis adentros pensaba esto no puede pasar, no es justo, cuando su desempeño no es bueno soy el primero en decirlo, pero estos muchachos se estaban matando en la cancha. Que se acabe el tiempo ya por favor pensaba, pero en sus mentes no cabía la derrota. Pinto corría de un lado para el otro, dando instrucciones, manteniendo la calma, por un momento el equipo entró en un poco de caos y desorden y llegó el empate mortal. El país entero quedó en silencio, la pena y desasosiego que esto produjo fué inmediato.

Tiempos extra, con 10 hombres, sin la posibilidad de cambios, casi sin esperanzas para algunos. Pero los ticos solo fueron al descanso para lustrar sus armaduras, sus escudos y para afilar sus espadas. Entraron como gladiadores a la arena contra un grupo decido a aplastarnos, lesionarnos y ganarnos. La formación tica escudada con un Keylor que parecía mágico, que se comía a los rivales en la entrada de su guarida permitieron terminar los tiempos angustiosos extra. Llegó el momento de la verdad !! Penales !! Estos partidos son de vida o muerte.

Costa Rica no solo demostró ser mejor en la cancha, sino que demostró ser mejor con un hombre menos y con un arbitraje totalmente en contra. Una ejecución desde el punto de penal impecable, profesional y llena de confianza. Un arquero con el corazón lleno del amor de un pueblo que depositó toda su confianza en él. Y Keylor supo recompensar ese amor tico con una parada impresionante, para que cerrara Umaña con broche de oro haciendo con el último tiro caer a un nuevo gigante. Si, Costa Rica se ha colado entre los 8 primeros lugares del mundo.

De pronto ya no somos el país desconocido o chiquitico que solíamos ser, ahora somos COSTA RICA, ahora tenemos una identidad mundial. Los buscadores se han llenado del nombre de nuestra tierra, por todo internet corre el canto de un país unido en una fuerza de cambio, en un grito de un nuevo mañana, estos son nuestros embajadores.

Ahora ya no queremos que solo pasen, ahora queremos que esos 3 partidos que faltan para un campeonato mundial se llenen de blanco, azul y rojo. Que se tiña la FIFA con la bandera de Costa Rica porque este equipo tiene potencial para llegar allí. Solo puedo decir que estoy sumamente orgulloso y agradecido de lo que han demostrado Pinto y sus muchachos al mundo. Ya quiero ver el nuevo episodio de la tricolor a los cuales desde ya les envío mis más positivos deseos porque tienen todo para derribar a Holanda y a quién se les ponga por delante. Adelante Costa Rica.

Nuevo gobierno, Costa Rica sale del bipartidismo tradicional, la “Sele” llega a cuartos de final, jovenes estudiantes se lucen en el extranjero con sus creaciones y sus ferias científicas. Costa Rica nos está diciendo algo… SON TIEMPOS DE CAMBIO Y TODOS SOMOS PARTE DE EL.

Un país unido y gozoso, un renacer tico, un grupo de jovenes que traen esperanza y muestran que con ganas, dedicación, disciplina y esfuerzo se puede llegar donde sea. Veámos y admiremos a estos gigantes, pero más que nada, IMITEMOS su entrega, su dedicación hasta el último minuto, dejemos la mediocridad y la pereza de lado y llevemos lejos esta tierra que nos ha dado todo para ser semillas de esperanza y progreso. Que no exista queja de nuestro actuar, que en las entidades públicas se jueguen la camiseta en los tiempos extra y lleven a Costa Rica a tirar desde el punto de penal y pasar a un nuevo nivel. Que las calles se arreglen en forma de mundial, que los ticos se muevan al ritmo del esfuerzo, la honradez y la libertad. Que se muera el chorizo en el olvido, que la Asamblea Legislativa se llene de horas extras y no de ausencias. Que convirtamos a Costa Rica en una nueva versión del primer mundo. Que no dejemos de soñar…

Que linda Costa Rica…
Que linda la libertad…
Que manera Pinto…
Que linda la “Sele” en el mundial…