YA NO QUIERO SER TICO, QUIERO SER COSTARRICENSE

En uno de esos habituales días en los que no logro conciliar el sueño temprano, y caminando por los canales una de ”tantas” compañías de cable que tenemos en este país (que realmente al final todas son casi lo mismo, unas menos malas que otras, con su acostumbrado mal servicio al cliente), y me quede viendo un documental sobre como se dio la revolución en los países árabes.

Vi como jóvenes cansados de no tener oportunidades empezaron a formar una red para reclamar sus derechos, jóvenes que murieron en enfrentamientos contra ejércitos poderosos, contra gobiernos tiranos, de gente mala de verdad, no de película de Hollywood.

Además se sentía este amor por un país, por una nación, por su libertad. Después de reflexionar sobre este actuar tan valeroso y ver los logros adquiridos no solo para los que pelearon, sino para todos los países vecinos que siguieron un ejemplo, vieron una oportunidad, se dieron cuenta que unidos no habrá gobierno que aguante a un pueblo completo decidido a mejorar, me di cuenta nuevamente que mi país esta perdido, la gente ya no tiene ganas de Costa Rica, nos hemos convertido en ticos y dejamos de ser costarricenses.

Me he sentido costarricense por mucho tiempo, compitiendo por mi país muchas veces, dentro y fuera de él, así como muchos atletas, empresarios, profesionales, que se enorgullecen de sus raíces, de ver que la calidad existe, las condiciones muchas veces no son las optimas, pero las manos de alguien con potencial, pueden hacer cosas increíbles.

Me sentí costarricense cada vez que salía de mi tierra, y contaba a otros como era todo aquí, de nuestros símbolos patrios, nuestras bellas playas y majestuosas montañas, de ver la envidia de los que no conocían las costas, por vivir en el centro de su país, de su continente, y nosotros poder pasar del calor del mar, al frio de las lluvias en lo alto de las montañas, era hermoso pintar en la conversación el paisaje que ven mis ojos al recorrer las costas del pacifico, al perderse por Guanacaste y su folclore, o el irse por los bosques lluviosos o a una de nuestras tantas áreas protegidas, del calor de mi gente, de la alegría que tiene todo el tiempo, ver como a pesar de las situaciones malas, se mantiene el sentido del humor, pero conforme el tiempo ha pasado, ya no siento lo mismo, cada vez siento a este país mas llenos de ticos que costarricenses.
Tal vez para muchos esto no sea mas que algo para reírse, pero para mi es algo realmente serio, chistes como “el tico no trabaja – bretea”, “el tico no se toma una cerveza – se va de tanda”, y muchos mas, tal vez lo que han venido a reflejar es el cambio que ha habido en la mentalidad de un pueblo que esta mas que dormido, esta perdido en la vida fácil, en el todo tuanis, y el pura vida. Es fácil ver lo que muchos desean en sus vidas, un trabajo fácil y con buena paga, un buen carro y lo mas grande posible, aunque no lo use para nada, y uno para la esposa y para el hijo y para el perro y para el gato, el tico se dedica a gastar su dinero en lugar de pensar en como hacer mas con el que ya tiene, nooooo el tico quiero una tarjeta de crédito, internacional, con un crédito insaciable, que no va a poder pagar porque el bolsillo del tico siempre esta en apuros.

Al tico le gusta el chisme, en lugar de preocuparse mas por su vida, el hablar de los demás, ya que es mas fácil derrumbar la montaña que escalarla, el tico quiere tener todo el tiempo libre del mundo, para hacer NADA, al tico no le gusta leer, eso es para “losers” haciendo el símbolo de L en la frente, cuando ni esta cerca de ser una palabra de nuestro vocabulario, o será que ahora demás de todo lo que ha pasado no hablamos español, el que no salga de fiesta todos los días es un “aguevado” y quien se va a dormir temprano o reclama a los fiesteros para poder dormir temprano es un “sapo”.

Que ha pasado con mi gente, porque nos hemos hundido en la mediocridad, en el conformismo de lo que nos dan los que gobiernan, por que seguimos haciendo chistes y chistes de los problemas de nuestros país, nos quejamos, pero no hacemos nada.

Costa Rica esta falta de lideres, esta falta de gente que se preocupe por lo que pasa a su alrededor, Costa Rica necesita nuevamente hacer florecer de su tierra costarricenses, necesita hijos que se preocupen de su madre patria, que no tire la basura en el piso de su casa, que no dañe lo que al final pagamos todos, que pague lo que tiene que pagar para que la deuda no salga de los demás.

En este momento no sé que rumbo ira a tener nuestro país, pero sé que el rumbo de la gente no va muy bien tampoco, el mundo nos esta empujando a ser cada vez mas individualistas, en preocuparme solo de lo mio sin ver que pasa mas allá de las fronteras de mi existencia, el típico “mientras a mi no me afecte, no me importa” creo yo es el que tanto daño esta causando, y le hacemos un daño a Costa Rica al dejar en manos de personas que han demostrado con irrefutables pruebas que no tienen ni el conocimiento, ni el interés de manejar este país, dándole prosperidad y haciendo sentir a su gente orgullosa de eso mismo, SU GENTE, los costarricenses que han desaparecido o son escasos en la actualidad.

Ejemplos como estos podrían nombrarse incansablemente, como la gente aferrada a un Italia 90, que hay que hacer para olvidar el pasado y moverse al presente, si después de tantos años no ha habido un resultado que dicen impresionante, cuando no pasaron de octavos de final, es claro que los futbolistas actuales o no tienen el interés o no tienen lo necesario para ser lo que todos quieren que sean, entonces me pregunto, para que alabarlos como dioses, cuando tenemos gente que demuestra que si se puede llegar a la cima, como Nery Brenes, como Hanna Gabriels, como las Poll, Franklin Rivas y muchos otros que están escondidos en la falta de seguimiento, atrapados en el país que no les da importancia aun cuando den todo por él.
La mediocridad se esta enraizando en la cultura tica, pero no en los costarricenses, los costarricenses escriben cartas al periódico, organizan charlas, movimientos, ayudan en su comunidad, comparten, son solidarios con los que lo necesitan, no son chismosos, piensan en el estudio, en ser mejores cada día, el costarricense sale del país con orgullo pensando yo me siento bien de que mi etiqueta diga “made in Costa Rica”, y vuelve con una mente abierta al cambio, a las cosas positivas del mundo, al progreso de la mano de nuestra hermosa naturaleza, el costarricense adora la paz, celebra con ganas un 15 de setiembre, lastimosamente ahora abundan los ticos que solo ven un día feriado.

Pero lo malo es que el costarricense esta cansado, avergonzado, abrumado, el costarricense piensa en irse de Costa Rica porque ha dejado de ser su patria amada, el costarricense siente vergüenza del nivel de corrupción que presentamos en la actualidad, o ver como tenemos la peor presidenta de América, triste de ver como se destruye la naturaleza, en como regalan Costa Rica sin poder hacer nada porque a los ticos no les importa.

No tengo solución para muchos de los problemas, pero trato de no ser tico, trato de ser costarricense y hacer lo que puedo para cambiar mi actitud, no pienso en cambiar a los demás, porque el cambio inicia desde lo mas profundo del ser, espero que esto haga que muchos costarricense atrapados en un mundo de ticos salgan nuevamente, y los ticos que han llegado ahí poco a poco sin darse cuenta, vuelvan a ser costarricenses, armemos el mapa nuevamente, amemos nuestra bandera, amenos a nuestro país, amemos a Costa Rica.